La mayoría de los antitraspirantes contienen elementos químicos. Uno de ellos es el “clorhidrato de aluminio”, que se usa precisamente para tapar los poros de la piel. Según un estudio publicado en el 2007 en el Journal of Inorganic Biochemistry, varios investigadores analizaron muestras de 17 pacientes con cáncer de mama que habían sido sometidas a una mastectomía. Las mujeres que utilizaron antitranspirantes tenían depósitos de aluminio en el tejido mamario exterior. Las concentraciones de aluminio fueron más altas en el tejido más cercano a la axila que en el seno central.

En muchas ocasiones los residuos de aluminio presentes en los desodorantes tienden a manchar la ropa, amarilleando las axilas de las prendas.

Son muchas las voces que claman contra los desodorantes que contienen aluminio. El cáncer de mama podría tener una relación muy directa. Los estudios siguen esta línea, aunque la relación causa efecto directo en el 100 % de los casos no se ha demostrado.

Otro foco de interés donde el aluminio puede perjudicar seriamente la salud es el alzheimer. El aluminio puede estar presente en la sangre 15 días después de su aplicación. Algunos síntomas a corto plazo pueden ser dolores de cabeza, dificultad para aprender, pérdida de memoria, pérdida de coordinación, confusión mental, desorientación, flatulencia, cólicos y acidez estomacal.

Las líneas de investigación están buscando la relación entre el aluminio y daño cerebral
neurológico, así como la relación con el parkinson y otras enfermedades del cerebro. Según la revista Lancet: “la ingestión de hidróxido de aluminio fue implicada en la
acumulación de aluminio en los cerebros de estos pacientes (que muestran cambios neuropáticos semejantes al Alzheimer)”.

¿Te fué de utilidad? ¿sobre qué tema te gustaría saber?

Por favor, escríbenos o contáctanos vía whatsapp.

Abrir WhatsApp
1
Hola ¿en qué podemos ayudarte?
ZAHAL